martes, 17 de septiembre de 2013

Publicado en www.latercera.cl 
BRILLOS, GASES y resplandores de energía, generados por una naciente estrella, localizada a 1.400 años luz de la Tierra, en la constelación de La Vela. Una de las últimas -y más nítidas- imágenes de este fenómeno, difundidas el martes 20 de agosto, fueron obtenidas por el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, el radiotelescopio más grande del mundo, ubicado en el desierto de Atacama y también conocido como proyecto Alma (debido a sus siglas en inglés).

Sin embargo, el trabajo científico que se desarrolla en este complejo de 66 antenas estuvo detenido. Allí, a 2.900 metros de altura, junto al salar de Atacama y a volcanes como el Licancabur y el Lascar, el sindicato de trabajadores -integrado por 194 técnicos y profesionales- finalizó el 8 de septiembre una huelga de 17 días, tras llegar a un acuerdo con Asociated Universities Inc. (AUI), el empleador.
Tras el conflicto, aún quedan ciertas dudas sobre los efectos que la paralización tuvo sobre la investigación científica. “Hay una demora inevitable; lo que se iba a hacer la semana pasada no se hizo. Las propuestas de observación que tenían tiempos asignados para estos días van a verse postergadas y, por lo tanto, es posible que el ciclo completo se retrase”, se señaló en ese momento desde Alma.
Ignacio Toledo, astrónomo chileno y analista de datos del observatorio, cuenta que, si bien la observación de proyectos de este calibre no se restringe a períodos tan reducidos de tiempo, la posible pérdida o retraso en la obtención de ciertos datos sí generó inquietud. Y menciona dos fenómenos: “Uno es el estudio de un cometa, popularmente denominado Lemmon, que, si bien se alcanzó a observar antes, todavía tenía que hacérsele algunos seguimientos”.
El otro evento al cual alude Toledo es la observación de nuestra propia galaxia. “Esta es una de las épocas del año en que mejor se observa y hay ciertos trabajos interesantes, como la nube de gas que estaba cayendo hacia el centro, que podrían ver afectado su análisis de los últimos meses”, detalla.
Alma es un proyecto astronómico internacional, fruto de una asociación entre entidades de Europa, Norteamérica y Asia del Este. El complejo fue inaugurado el 13 de marzo de este año, con una inversión total cercana a los US$ 1.400 millones y un total de 66 antenas, de las cuales hay 58 funcionando.
Diego Mardones, profesor del departamento de astronomía de la Universidad de Chile y quien participó en la investigación de la estrella naciente en la constelación de La Vela, le puso paños fríos a la posible pérdida de datos. “Si bien el impacto de la huelga es incierto, hay cerca de 200 proyectos aprobados para ser investigados en el actual Ciclo I, que abarca desde el presente 2013 hasta junio de 2014. Y casi ninguno depende de un instante específico. Lo que no se pudo observar, queda en lista de espera”.
Eduardo Hardy, director de AUI en Chile, también sostiene que “si bien hubo observaciones que se perdieron, tampoco se trató de algo dramático. Lo recuperaremos”.
Filed Under :

0 comentarios en " "

Publicar un comentario

background