lunes, 14 de octubre de 2013

La candidata del NAU que desconfía de los compromisos de Bachelet: “Son ideas vagas, no hay nada concreto. Es propaganda”

La apuesta de sucesión del NAU para la Feuc 2014 estudia educación. Naschla Aburman, estudiante de Pedagogía General Básica y Arquitectura, dice ser parte de la experiencia de lo malo del sistema. De un colegio particular subvencionado de Linares, su ciudad natal, esta joven quiere ser la segunda presidenta en la historia de la Federación y la primera del movimiento del que salió Giorgio Jackson.


The Clinic
“Las convicciones van por las experiencias que yo tuve. Entré estudiando con becas de residencia, de todo lo que te puedas imaginar. Después Fondo Solidario, ahora otro crédito. He sido parte de lo malo del sistema y eso hace que las convicciones sean más sinceras y mis motivaciones mucho más grandes”, dice Aburman, delegada de generación durante varios años en Arquitectura y recién expresidenta del centro de alumnos de esa carrera, Cearq.

¿Desde cuándo nace esta vocación y el ánimo por hacer política universitaria?

Llevo en el Nau dos años. Mi trabajo en el Cearq es bien fundamental para esto, porque uno se da cuenta que hay temas que se puedan trabajar y no tenía idea. Temas de arancel, de mi carrera son altísimos, y de costo material. Y te das cuenta que son más personas que están pasando por eso y al final armas un grupo enorme con el tema que está ahí patente y está en la universidad, en todo el país y sigue siendo un problema el tener que pagar 4 millones de pesos para estudiar. En el fondo es que no importa en el espacio donde estés, siempre te podis sumar a un espacio más grande.


¿Por qué desde la federación?

Es que es en la federación donde se trazan las líneas para construir universidad. Las decisiones se toman en otras instancias, pero de alguna manera se trazan las líneas. Y la universidad, para bien o para mal, es la que construye la sociedad, quizás no en la que estamos ahora pero la próxima. Entonces, si quieres transformar la universidad, la sociedad, el país, el espacio es la federación.

Este año tiene un componente político más grande que el de los años anteriores. ¿Cómo enfrentarás este escenario?

Nosotros como movimiento creemos en la autonomía. Hay diversidad de opiniones, gente que apoya a uno u otro, internamente digamos, pero como movimiento hemos decidido no apoyar a ninguno. Porque nosotros no hemos visto concretados los objetivos que hemos planteado. Hemos visto voluntades de manera muy general pero no se han dado prioridades, no se ha hablado de un nuevo modelo educativo. Siento que lo que ha pasado es que de alguna manera han hecho creer que escuchan a los estudiantes y sus demandas porque incluyen en sus propuestas las frases de nuestros carteles. Se ha entendido que cinluir las premisas del movimiento estudiantil es escuchar, pero no se han referido a los documentos que hemos hecho como movimiento, confech, cones. Nosotros hemos avanzado con mucho trabajo, mucha investigación y no se han referido a esas propuestas concretas. AL final hemos visto t´ñitulos, pconsignas que son lo mismo que nosotros mismos hemos dibujado, peor hemos avanzado más que ellos. Si bien sale Reforma educacional, no sabemos cómo.

¿No los desilusiona eso? Llevan tres años de manera activa manifestándose, proponiendo, y no pasa nada.

No, porque nuestro pensamiento no es herencia de nada. Es una convicción que ha traspasado al estudiante. La experiencia nos ha enseñado que si no nos movilizamos, no vamos a tener cabida. No están los miedos, los consejos de otras personas porque está la experiencia que hemos vivido. Y la experiencia nos ha dicho que si no nos movilizamos no vamos a tener cambios. Y si no es en conjunto con otros actores sociales, no va a ser transversal. Yo estoy segura que el próximo año es el momento. No es que ‘a lo mejor’… o esa, es el momento. Los temas ya se instauraron, hay documentos, quien quiera saber tiene un millón de información, de distintos actores que han trabajado en conjunto. Están ahí, en la mesa.

¿El próximo año tiene que haber una respuesta concreta?

Es que es EL año, por lo que significa políticamente. Ya problematizamos la situación, ya propusimos, entonces conversemos por lo que ya hicimos, no sobre las premisas que se instauraron hace tiempo. El país necesita que alguien se pronuncia concretamente. El trabajo teórico y el trabajo emocional, y todo lo que ha significado, de la potencia que ha sido ver a las familias enteras en las marchas. Yo me imagino del próximo año en adelante. Quizás de enfrentarlo con mayor madurez, que a veces se trata al movimiento de intransigente, pero nosotros sí hemos avanzado y nadie se ha pronunciado.

¿Tú crees que el movimiento estudiantil ha sido más maduro y responsable que el gobierno o las instituciones?

Yo creo que sí, porque el tema educación es una experiencia que todos vivimos se toma como una banalidad de la que todos podemos hablar. Pero el tema educacional tiene su ciencia, mucho más que las premisas o estar copiando los carteles de nosotros. Y siento que en ese sentido es súper fácil, los políticos referirse al tema de una manera mucho más general que lo que hemos hecho nosotros. Hay mucho trabajo detrás, no estamos hablando por hablar. En ese sentido sí hemos sido más maduros, más profesionales al tratar de avanzar en las propuestas. Que creo que ya está un poco vencida porque hemos tratado de concretar las cosas y las conversaciones siguen planteándose desde las consignas.

¿Cómo debe enfrentar la UC el escenario que viene el próximo año?

El próximo año empieza el proceso eleccionario de un nuevo rector y del Plan de Desarrollo. Por eso también es el momento indicado de manera interna para la universidad que estamos esperando hace rato y que los procesos se hagan más participativos, más transversales. Y en ese sentido yo creo que de manera interna hay deudas estudiantiles que tienen mucho que ver con demandas nacionales y que no sea han resuleto todavía en la Católica. Pedimos educación gratuita y en términos de acceso es algo que todavía no se ha arreglado. No podemos estar pagando 4,5 millones de pesos de arancel. Se abre una puerta de ‘talento de inclusión’ para que entre gente de situación económica más vulnerable y hay una diferencia entre el arancel real con el de diferencia abismante. En ese sentido, no se ha jugado todas las cartas que tiene. El rol que ha adaptado, por ejemplo la federación en la Confech, es sumament importante, pero no en todos lados.

Para la misión que tiene la universidad, al fin y al cabo.

Exactamente, O sea, no podis ser líder solamente en el ranking. No podis ser la primera en la nota solamente, tienes que asumir el rol que te toca y asumir el liderazgo y ver qué tanta gente puede entrar acá. Es una responsabilidad. Esto ya deja de ser una cuestión de números, de lugares, de posicionamiento. Eres la primera, tienes el mejor puntaje pero tienes sobre todo personas.

¿Tú crees que esa es la intención de la mayoría de los alumnos de la universidad? Quizás no a todos les interese eso.

De partida el Nau, el movimiento que yo represento, sí tiene estas inquietudes. Y que lleve cinco federaciones ganando algo te dice. Lo que yo creo es que la universidad, si bien los alumnos son fundamentales, se juega también en otros espacios, con otros actores de la universidad. Pero a lo que yo me refería es que en los estudiantes se ve ese interés. Quizás hay un interés de no federarse, por no pertenecer a algo, pero hay cosas y se necesita de todos. Es cosa de entender ese bien mayor y ese bien mayor es común y yo creo que está ganado en los últimos cinco años.

Bachelet

El próximo año es clave, tú lo dijiste. ¿Cómo se enfrentan al escenario 2014, con un gobierno nuevo y las expectativas instaladas de cambio en favor de sus demandas?

Nuestra experiencia nos dice que si no nos movilizamos no va a haber cambios. Vamos a seguir con movilización. Ahora, de qué forma vamos a actuar va a depender de lo que acordemos en conjunto. Chile se merece una respuesta más allá de lo que yo te pueda decir. Las decisiones tendrán que ser tomadas en los espacios de representación. La convicción de que vamos a seguir movilizándonos está, por conocimiento empírico. Pero la forma es algo que se decidirá en conjunto, a diferencia de las que se toman en otras partes.

¿Qué te parece cómo ha sido abordado el tema educacional por Michelle Bachelet?

No me parece que haya diferencia con el resto. O sea, yo no he visto ninguna medida concreta en ninguno de los candidatos. Y es lo que te decía antes: es agarrarse de las consignas como si eso es lo único que hubiéramos hecho. Creo que no hay profundización que de para que yo te diga que opino esto o lo otro sobre el tema educacional.

Ella dijo que mandaría un proyecto para que la educación gratuita fuera una realidad de aquí a siete años, a concretarse después de su posible mandato.

Pero cómo, cómo lo va a hacer. En el cómo es donde se pierden las ideas.

¿Y tú crees que no va a suceder eso?

Es que hoy no he visto nada, ninguna concreción. No lo hemos visto.

Pero eso tiene que ver con que en esta elección el candidato programa es un actor más relevante. Antes de eso, a mucha gente no le importaba.

Sí, pero nunca antes habías tenido tres años de movilizaciones. Mira, nosotros no somos herencia de nada. Toda la convicción la tenemos por la experiencia de haber estado ahí. Ya no estamos ‘en el gobierno anterior’, no estamos en los ’90 días’, estamos en otro momento. Los temas ya se pusieron y ya incluso se especificaron, se estudiaron y se propusieron cosas. Entonces, me parece que es un paso atrás de lo que ya habíamos avanzado y es desconocer ese avance.

¿Por eso la desconfianza?

Creo que de alguna manera el ver para creer se ha hecho bandera para nosotros. Porque lo pasó con los pingüinos, por ejemplo, hay que aprender de los errores también. Esas son premisas que tiene todo el mundo. Nosotros, a diferencia de los candidatos, hemos ido más allá de las premisas.

Ella ya tiene una experiencia del gobierno anterior. Esa desconfianza es legítima, por eso mismo: ¿cómo crees tú que se pueda llevar a cabo en el próximo gobierno si tenemos estos ayuda-memoria que recuerdan? Aunque haya algo.

Pero no hay nada concreto. Son ideas vagas, no hay nada concreto. Es propaganda. No hay una convicción que se vea reflejada en un plan de construcción en conjunto. No, es propaganda.

¿Tú crees que no hay convicción en esa candidatura?

El movimiento sí tiene esa convicción. Realmente estamos convencidos de que de haber un cambio educativo.

¿Y esa convicción se puede traspasar al poder político?

En este minuto es mi opinión, pero no puedo proyectarme asumiendo qué es lo que van a decir. Lo que puedo decir es que sí o sí, quien esté, vamos a movilizarnos. Somos parte de una generación que cree en que propone.

¿Qué pasa cuando ven a ex dirigentes estudiantiles con candidaturas al parlamento? Es como un traspaso natural en la historia de Chile, para bien o para mal.

Creo que esto es distinto, de todo lo que ha venido antes. Lo que hagan ellos no afecta al movimiento estudiantil. Nosotros no nos hemos dividido ni hemos dejado de luchar por algo. Aportarán desde sus espacios, no creo que debilite. Si ellos tienen la convicción de esto y siguen por otros caminos, qué les puedo decir yo.

¿Y aportan?

Tendremos que juzgar. Nosotros estamos convencidos y veremos. Nos interesa que esto se vea ahora. Los alumnos de tercero básico en 10 años tendrán 18 y estarán entrando. Tiene que ser el próximo año, queramos o no.

La derecha tuvo un muy mal año y lo más probable es que perderá el gobierno. ¿Cuál es el la invitación a los alumnos para llegar a la federación, tomando en cuenta que la UC tiene un reducto para los futuros dirigentes de ese sector político?

Al desaparecer la derecha dura, tal y como la hemos conocido durante los últimos 40 años, se empiezan a aferrar a espacios donde todavía pueden existir. Mi universidad es un ejemplo de eso. La UC es la cuna del gremialismo. La derecha va a buscar retomar la federación de la Universidad Católica, como último bastión de aferrarse al actual modelo, y serán nuestros compañeros los que tendrán que decidir cuál camino queremos construir para los próximos años. Pero este es un año de oportunidades, para nuestra Universidad y para Chile. A la interna tendremos la elección de rector y la construcción de un plan de desarrollo para los próximos 5 años de la Universidad. Hacia el país tendremos el primer año de un gobierno, año donde se concretan las principales promesas de quienes hoy son candidatos. Nosotros estaremos en la calle y a la vez buscando concretar las transformaciones en soluciones reales a los problemas que vivimos en educación. Y quiero ser muy enfática en esto, porque ya no serán votos los que tendrán que buscar sino que deberán tomar acciones. Serán hechos y no palabras las que vamos a salir a exigir con fuerza, como en los últimos ocho años. Pero hay otro punto importante y es que entendemos que estos cambios requieren que todos seamos partícipes de ellos para que realmente vivamos una universidad y país para todos. No vamos a esperar que sean otros los que decidan por nosotros; creemos firmemente que como estudiantes y ciudadanos también debemos incidir.
Filed Under :

0 comentarios en "La candidata del NAU que desconfía de los compromisos de Bachelet: “Son ideas vagas, no hay nada concreto. Es propaganda”"

Publicar un comentario

background